Select Page

Agosto 21. Obedece a tus líderes y sométete a ellos.

Ago 21 He13.17 Obedezca líderesHeb 13:17 “Obedeced~~ a vuestros pastores, y sujetaos~~ a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.”

 El liderazgo del pueblo de Dios (la iglesia) no es para todos. Quienes fueron honrados con el reconocimiento de ser líderes de una congregación debían ser recordados y sus enseñanzas obedecidas: “Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe”  (Heb 13:7).

Son seleccionados con gran cuidado (1 Tim 3:1-7) y sus prioridades son claras: Equipar a los creyentes para el ministerio (Ef  4:12) y enseñar al rebaño, ayudándoles a ser obedientes (1 P 5:2). Deben predicar, redargüir, reprender, exhortar y enseñar doctrina y obediencia (2 Tim 4:2). Su autoridad no proviene de su posición, porque no se les permite “tener señorío” sobre su congregación (1 P 5:3).  Esa autoridad viene de su ejemplo.

El liderazgo, esencial en toda organización, imprime su visión y la mantiene en el camino correcto.  Esa visión es personal y colectiva: La visión personal es que cada individuo sea transformado a la imagen de Cristo (Ro 8:29), y la visión colectiva es llevar a cabo la Gran Comisión (Mt 28:19-20).

Para esto es imperativa la colaboración: “…os rogamos que honréis a los siervos de Dios que trabajan entre vosotros, que os dirigen en nombre del Señor y os previenen contra el mal. Tenedlos en alta estima y amadlos de corazón, porque sin duda se esfuerzan por ayudaros. Y mantened la paz entre vosotros” (1 Ts 5:12-13).

El mandamiento es estar “continuamente obedeciendo a sus líderes”. Cuando los líderes enseñan principios bíblicos, los seguidores deben obedecer lo que se enseña. Asimismo, el mandamiento en plural indica que la iglesia debe “estar continuamente siendo sumisa” (hupeiko, “ceder a la autoridad, no resistirse más”) y así los líderes pueden “enseñar a obedecer” a una iglesia sumisa y obediente, deseosa de practicar las Escrituras (Mt 28:20).

Deben “velar por sus almas” porque ellos van a “rendir cuentas” a Dios, quien les recompensará por cumplir su responsabilidad de mantener a la Iglesia de Cristo fiel a la Palabra (1 P 5:4).  Cada reunión de la iglesia debería enseñarnos a ser más obedientes.

“Señor, a veces mis líderes son difíciles de seguir, pero Yo creo que Tú les has puesto en mi vida para que yo aprenda a someterme a ellos como si fueras Tú.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This