Select Page

Diciembre 9. Manda y enseña.

11 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~.

En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios.

“Estar continuamente mandando” significa, “dar órdenes, pasar un anuncio, promover un pedido, cargar u ordenar”. Es un llamado a obedecer a la autoridad de Dios. El segundo mandamiento es “estar continuamente enseñando estas cosas” (“instruir de boca en boca”), refiriéndose a las verdades generales para los creyentes. Todo lo que Pablo ordenó a Timoteo, éste debía ordenar a otros para que obedezcan.

Anteriormente Pablo escribió un mandamiento similar, “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Tim 4:6). El ministerio debe realizarse con autoridad, en el sentido de que cualquier cosa que Dios ordene debemos obedecer y luego debemos ordenar a otros a que también lo obedezcan. Pablo le dijo a Tito, “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” (Tito 2:15).

Ser un siervo fiel requiere de cierto nivel de audacia para confrontar libremente el pecado, la incredulidad y la desobediencia.  Esta audacia debe estar balanceada con entendimiento, gentileza, y nunca debe ser abusiva o irrespetuosa. La autoridad está edificada en cuatro pilares:

  1. Compromiso a la autoridad de la Palabra de Dios (el maestro practica primero los mandamientos antes de enseñar a otros).
  2. Una correcta interpretación gramatical y contextual de las Escrituras.
  3. Preocupación de que la verdad de la Palabra de Dios sea respetada y de que los creyentes se hagan responsables de obedecer sus preceptos (1 Co 5:1-13; 2 Ts 3:14-15).
  4. Ser libres del miedo de ofender a los hombres.

La predicación y enseñanza que no lleva a acciones de obediencia no está cumpliendo su propósito de transformar vidas por medio de la “renovación de la mente” (Ro 12:2) al introducir una nueva forma de pensar y nuevos principios a seguir.

Hagamos un compromiso para vivir conforme a las Escrituras y luego transmitamos los mandamientos, fiel y audazmente.

“Tu palabra es tan contraria a los valores de este mundo que la mayoría prefiere pasarla por alto o no conocerla.  Dame la valentía de conocer y aclarar Tus mandamientos.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 8. Sé esposo de una sola mujer.

1 Tim. 3:12 Los diáconos sean~~ maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. Culturalmente, la fidelidad matrimonial no era tan importante en el primer siglo, pero sí era importante mantener la unidad familiar. Las esposas estaban para...

Pin It on Pinterest

Share This