Select Page

Agosto 6. Sé pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarte.

Ago 6 Stg1.19Santiago 1:19 “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea~~  pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.”

Una vida transformada se evidencia cuando el creyente responde a las instrucciones reveladas en la palabra de Dios (Santiago 1:19-27) que es la fuente de nuestra nueva vida: “Él de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad” (1:18a), y “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Ro 10:17).

Un verdadero discípulo de Jesús tiene el deseo profundo de conocer y obedecer a Dios: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” (Juan 8:31).

Santiago muchas veces escuchó a Jesús enseñar, “Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos” (Mt 13:11). ¡Qué privilegio! Piensa que estos tres cortos mandamientos de Santiago 1:19 son la “palabra que Dios les ha sembrado en el corazón” (Santiago 1:21NTV).

Primero, deberías ser “pronto para oír”. Sé un buen oidor que corre hacia alguien para hacer lo correcto.  Enfócate en comparar las Escrituras con las Escrituras, y mantente abierto a la aplicación personal.  Recuerda Proverbios 6:33: “si amas el escuchar, ganarás conocimiento, y si inclinas tu oído vendrás a ser sabio”.

Segundo, sé “tardo para hablar”. Tómate tu tiempo y piensa lo que vas a decir. No puedes aprender mientras hablas. Recuerda Proverbios 29:20: “Hay más esperanza para un necio que para la persona que habla sin pensar”. Enfócate más en aprender y en hacer las cosas bien antes que en saber cómo responder o argumentar acerca de un tema.

Tercero, sé “tardo para la ira”. La palabra ira significa “profundo resentimiento que hierve por dentro”. En este contexto se refiere a enojarse con una verdad de la palabra de Dios, “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios” (Ec 7:9).

Deja que la Palabra de Dios exponga tu egoísmo pecaminoso y no te enojes. “¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?” (Gá 4:16). Que la palabra de Dios nos humille continuamente al querer someternos a ella.

“¿Por qué quiero hablar mucho e impresionar con  mis ideas y opiniones? Al mismo tiempo, no escucho a otros porque quiero contarles lo que pienso.  Estoy tan lleno de mí mismo que paso por alto lo que Tú estás tratando de enseñarme.  Ayúdame a escuchar Tu palabra.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This