Select Page

Enero 10. Manténganse firmes en su compromiso.

1 Cor. 15:58, ” Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse~~ firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano.”

Cuando vemos nuestras vidas como el campo de prueba para nuestra vida eterna con Cristo, entonces hemos desarrollado una visión transformada. La conclusión de Pablo después de establecer la gran verdad de la resurrección y de nuestra vida con Cristo, es que se nos ordena estar firmes, siendo inamovibles, crecientemente activos en el servicio a los demás y sabiendo que ningún esfuerzo que hagamos para Él será en vano.

El presente imperativo -estar “continuamente firmes”- se refiere a alguien “colocado o resuelto” en cuanto a la realidad de que la resurrección y los galardones eternos son el valor más grande que vienen de Cristo.

“Inamovible” significa “no [estar dispuesto a] moverse de lado a lado”. La persona “inestable” de Santiago 1 dudó del propósito de Dios en el sufrimiento, convirtiéndose en alguien llevado por las olas del mar. Por eso sabemos que lo que nosotros creemos nos estabiliza o nos hace inestables.

“Abundando” significa “exceder el número esperado o requerido”. Es la misma palabra de Efesios 1:7-8 que describe las “riquezas de Su gracia”. Dios se supera a Sí mismo y nosotros somos inmerecedores de cualquiera de Sus favores. Deberíamos decidir superarnos a nosotros mismos en el servicio a nuestro Rey, ignorando los repetidos consejos de “tomarlo con calma”. Uno de los modelos de esta perspectiva fue Epafrodito, quien “por la obra de Cristo, arriesgó la vida para suplir el servicio” (Fil 2:25, 30).

La gran motivación personal para el creyente es estar “conociendo” el valor de los galardones que Cristo ha planificado para Sus siervos.  La palabra conociendo significa “girar tu atención a ese tema, enfocarte en eso y mantenerlo en los pensamientos y valores importantes para ti”.

Aunque no sepamos los detalles particulares, podemos confiar en Él, que nuestro “trabajo [por el reino] no es en vano”. Jesús dijo, “he aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Ap 22:12). Esto no se trata de lo buenos que somos o de cuántas veces hemos asistido a la iglesia, sino de lo que personalmente logramos para el reino. Si Él puede confiar en nosotros para terminar Su tarea ahora, Él nos recompensará con una mayor responsabilidad en la eternidad.

“Señor, guárdame del desaliento en Tu servicio. Enséñame a confiar que Tú me recompensarás cada acto de fidelidad, incluso cuando los demás no lo vean.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This