Select Page

Enero 31. Ten fe en Dios

Marcos 11:22 Tengan~~ fe en Dios –respondió Jesús-.

Los momentos de enseñanza son las mejores oportunidades para ilustrar una verdad o un principio importante. Durante las fiestas judías, Jesús y Sus discípulos habían estado yendo y viniendo de Betania a Jerusalén.

Al pasar por una higuera vieron que estaba sin fruto. Extrañamente, Jesús dijo: “¡Nadie vuelva jamás a comer fruto de ti!” (Marcos 11:14). Él les preparaba para una futura enseñanza.

La mañana siguiente, volviendo a Jerusalén, pasaron por ese mismo lugar, solo que ahora “el árbol estaba seco desde la raíz” (Marcos 11:20). Pedro, trastornado, dijo, “¡Rabí, mira, se ha secado la higuera que maldijiste!” (11:21), Jesús respondió, “Tengan fe en Dios”.

Los discípulos debían tener una fe inquebrantable en el Dios omnipotente que puede hacer cualquier cosa para cumplir Sus propósitos. La clave para esa fe incondicional es confiar en Dios “sin importar lo que pase”, sabiendo que “todo es posible” para Dios que me cuida. Aunque Él puede parecer silencioso, siempre está presente y puede cambiar las cosas a lo que Él cree es mejor.

Si tú entregas por completo tu vida a Dios (Ro 12:1-2) entonces cualquier cosa que Dios permita que te suceda, estará bien contigo. Tu vida le pertenece a Él –somos Su posesión- Él puede hacer con ella lo que Él quiera, aun cuando eso signifique tragedias o intervenciones milagrosas. Cualquier cosa está bien. Él no comete errores.

¡Un creyente puede confiar enteramente en Él! (Ga 2:20) y solamente cuando aprende del carácter de Dios, de Su palabra y de su promesa de estar con él en todo momento y para siempre, decide permitir que lo cuide como Él crea mejor y confía en Dios pese a cómo Él decida responder sus oraciones.

Dijo: “Les aseguro que si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar”, creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá” (Marcos 11:23). Usando una hipérbole (exageración), Jesús ilustró las virtualmente ilimitadas posibilidades del creyente cuya fe “no duda en su corazón”.

Debemos continuamente tener “fe”, no elaborada, forzada o fabricada, sino una fe que se deriva de escuchar, conocer, entender y estar dispuesto a actuar de acuerdo a la palabra de Dios (Ro 10:17). La fe siempre va de la mano con Su palabra y no teme cumplir los propósitos descritos en ella.“Para los hombres es imposible –aclaró Jesús, mirándolos fijamente-, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible” (Mr 10:27).

     “Dame la sabiduría para mostrarte lo mucho que te amo por la manera como cuido de todos aquellos que son Tuyos.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This