Select Page

Julio 2. No se conviertan en esclavos de los hombres

Julio 2 1Co7.23 Esclavo1 Cor 7: 23 “Comprados fuisteis por precio; no os hagáis~| esclavos de los hombres. Hermanos, cada uno permanezca con Dios en la condición en que fue llamado.”

Es difícil identificarse con la esclavitud en pleno siglo 21, pero podemos aplicar a nuestra vida actual los principios fundamentales de los mandamientos para los esclavos convertidos.

El principio básico de 1 Corintios 7:23 es que no existe situación alguna que haga que un cristiano no le sirva a Cristo, aunque viva una condición injusta, dolorosa o cruel.

Este mandamiento tiene muchas aplicaciones. Aquí está en el contexto del matrimonio y del divorcio, y enseña que la conversión de un miembro del matrimonio y no del otro no debía ser excusa para el divorcio o abandono (1 Co 7:10-14).

Luego, lo aplica a los judíos “circuncidados”: “Un hombre que se circuncidó antes de llegar a ser creyente no debería tratar de revertir su condición.  Y el hombre que no estaba circuncidado cuando llegó a ser creyente no debería circuncidarse ahora” (1 Co 7:18-19). El principio general es: “Cada uno debería permanecer tal como estaba cuando Dios lo llamó” (7:20).

Después, a los esclavos: “obedezcan a sus patrones con temor y respeto, sin ninguna clase de doblez, como si sirvieran a Cristo; no con una obediencia fingida que trata de agradar a los hombres, sino como servidores de Cristo, cumpliendo de todo corazón la voluntad de Dios.

Sirvan a sus dueños de buena gana, como si se tratara del Señor y no de los hombres, teniendo en cuenta que el Señor retribuirá a cada uno el bien que haya hecho, sea un esclavo o un hombre libre” (Ef 6:5–8). ¿Imagínate un esclavo sirviendo a su amo con disposición y fidelidad, haciendo más de lo que le corresponde? ¡Qué impacto habrá tenido!

Las circunstancias podían cambiar: “si puedes hacerte libre… procúralo más” (1 Co 7:21). Mientras tanto, debían recordar que fueron “comprados por un precio”. El costo de su libertad espiritual fue la vida y la sangre de Jesús, muchísimo más de lo que cualquier amo pagaría por ellos.

Por eso, interiormente no debían ser “esclavos de los hombres”, aunque exteriormente continúen siéndolo. Libres en espíritu aunque esclavos en el cuerpo.  ¿Encuentras alguna aplicación actual?

“Tú no quieres que yo sea complaciente con todos, pero sí quieres que viva para amar y servir a los demás, tanto en mi casa como en mi trabajo.  Por favor, ayúdame a hacerlo hoy.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This