Select Page

Julio 10. Pide por obreros.

Julio 10 Lu10.2Orad obrerosLucas 10:2 “Y les decía: “A la verdad, la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Rogad*!, pues,  al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

Jesús concluyó Su ministerio en Galilea, y lo que más le importaba era buscar discípulos.  Vemos  algo de Su constante tarea de reclutar discípulos desafiándolos a dejar de lado sus ambiciones, y seguirle.

Aunque muchos (la mayoría) estaban enfocados en sus propios intereses y se alejaron de Su llamado (Lucas 9:57-61), dijo: “Ninguno que ha puesto su mano en el arado y sigue mirando atrás, es apto para el reino de Dios” (9:62). Los compromisos a medias, no durarán.

Antes de su último viaje a Jerusalén, Jesús seleccionó setenta y dos discípulos para su misión final. Les entrenó a estos y a otros, junto con los Doce; más tarde, todos ellos se convertirían en líderes de la iglesia. Este grupo (Lucas 10:1) de los setenta y dos “otros” no incluía a los Doce. ¿Debemos hacer así el ministerio?

En lugar de esperar que la gente místicamente “sienta”, ¿debemos nosotros tomar la iniciativa y llamarlos a dejar su vida y seguirle a Jesús, y luego entrenar personalmente, para el ministerio, a nuestros propios discípulos?

En su primera “cosecha”, Jesús enseñó a este primer grupo de discípulos a orar por más “obreros” porque experimentaron lo inmenso de la tarea de compartir las “Buenas Nuevas” del Salvador del mundo.

Hasta hoy, las poblaciones no-cristianas (dos tercios del mundo) prácticamente no reciben ningún mensaje del sacrificio de Jesús de ningún discípulo de Cristo.  ¿Estás orando para que Dios te guíe a invitar a alguien a tener un discipulado contigo?

Existen aproximadamente 2,000 grupos de personas no alcanzadas que hablan lenguas que ningún cristiano habla. Alguien debe aprender sus lenguas y culturas raras y arriesgarse a ir y contarles del evangelio. ¿Se merecen la oportunidad de escuchar el evangelio? “

Definitivamente sí”, pero traicionamos esa respuesta por lo poco que oramos por “obreros”, por lo poco que nos importan aquellos que nunca han escuchado el evangelio, y por lo poco que ayudamos a aquellos que sí están yendo.  Ten cuidado, cuando ores por obreros, ¡puede ser que estés pidiendo que Dios te envíe a ti!

 “Amado Señor, hay todavía mucho trabajo por hacer para que el evangelio llegue hasta el último grupo.  Quiero ser obediente y te pido que envíes obreros alrededor del mundo para cumplir esa tarea.  “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This