Select Page

Julio 19. Pídele a Dios sabiduría.

Santiago 1:5 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala~~ a Dios,el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”

¿Cómo mantener una actitud saludable en la vida cuando todo se cae en pedazos, o cuando el sistema del mundo se vuelve contra nosotros, los cristianos? 

No importa lo fuerte de la prueba, el secreto está en la sabiduría de Dios que nos enseña a pensar desde Su perspectiva.

Generalmente, dependemos de nuestra intuición y recursos cuando las cosas van bien,  prácticamente, no necesitamos de Dios. Tenemos todo bajo control. Solo cuando estamos desesperados nos volvemos a Dios en oración.

Nuestra vida de oración es un buen termómetro de cuánto queremos, o cuánto debemos depender de Él.  Santiago ordenó: “tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” (1:2). La clave es “sabiendo” que la pers-pectiva o sabiduría de Dios da gozo.

Gozo de saber que el Todopoderoso Dios está trabajando “en” y “a través de” nuestras vidas para producir en nosotros Su carácter para que honremos Su nombre al ser como Él en medio del rechazo y la persecución.

Santiago ofrece un remedio adecuado y necesario para las enfermedades de la vida: “pide a Dios sabiduría”, no para escapar de los problemas sino para entender, porque eso motivará tu resistencia. Debemos añadir a nuestra fe, “conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia… si estas cosas son tuyas y abundan, no serás ni estéril ni sin fruto” (2 P 1:6, 8).

Dios quiere producir hijos espiritualmente fructíferos. Debemos entender esto y convertirlo en nuestra meta y enfoque, “cueste-lo-que-cueste”. Esto es sabiduría.

“Pedir” es un imperativo presente, no es una alternativa o una posible solución, sino un compromiso obligatorio y continuo de estar pidiendo a Dios Su sabiduría.

Si nuestras pruebas no nos llevan a caminar más cerca de Dios y a comprometernos en una vida de oración más profunda.  Esas pruebas, que son Su principal herramienta para enseñarnos, probablemente continuarán y/o se intensificarán hasta que seamos llevados al trono de la gracia y tengamos un “oído atento a la sabiduría” y un compromiso de nuestro “corazón a la prudencia” (Prov 2:2). Si tú estás buscando Su sabiduría, la vas a encontrar.

 “Señor, necesito Tu sabiduría para vivir honrándote cada día.  Estoy agradecido de que puedo pedirte mil veces al día y Tú me responderás.”

 

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This