Select Page

Julio 4. Padres no provoquen a ira a sus hijos

Julio 4 Ef6.4 provocar a iraEf. 6:4a “Y vosotros padres, no provoquéis*| a ira a vuestros hijos,”

No es difícil encontrar hijos con ira amarga por las heridas y el rechazo que recibieron de sus padres.  Toda relación  es de dos vías (padre al hijo, y hijo al padre), y cada vía necesita ser tratada individualmente.

Las normas comienzan ordenando a los hijos a obedecer a sus padres para honrarlos (Ef. 6:1-3), aunque se sientan heridos.

Seguido al mandamiento para los hijos, Dios da instrucciones especiales para los padres.  En la sociedad romana del primer siglo, los padres tenían el poder ilimitado para lograr que sus hijos los obedezcan sin cuestionamientos.  Los padres aprendieron de sus líderes a usar la ira y la intimidación para lograr su voluntad, y utilizaron las mismas tácticas en casa.

Pocos padres cristianos conocen que esta forma de autoridad está prohibida para los creyentes.  Jesús enseñó la forma de liderar: “el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (Mr 10:43-45).

Pablo escribió literalmente, “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten” (Col 3:21). Este mandamiento significa nunca “provocar, exagerar, hacer enojar” a sus hijos.

Los dos pasajes tienen un objetivo común:   No “desanimar” a los hijos.  “Desalentar” significa “quebrantar el espíritu” o “descorazonar”.  Cualquier intento de disciplina que ataque al espíritu o al alma de la persona (autoestima) es cruel y peligroso.  No es el espíritu del hijo que debe ser roto, sino su egoísmo, su voluntad egoísta, sin destruir su espíritu.

Lo que mata el espíritu de un niño son los sentimientos de rechazo, vergüenza, crítica e ira irrazonable.  La disciplina no es castigo, es una lección medida de aprendizaje.

A los hijos se les provoca a ira cuando los padres usan la ira como técnica de manipulación, haciéndoles sentir rechazados.  Esto no es disciplina.  Mientras más ira, gritos, amenazas vacías y nombres vergonzosos usen los padres, más enojados y resistentes se volverán ellos.  La ira provoca ira y rebeldía.  Dios dice que nunca uses esta táctica.

Amado Dios, el trabajo de un padre es difícil.  Ayúdame a aprender y practicar Tus principios de amor y respeto y que te deje enseñarme  a ser fiel en corregir a mis hijos de acuerdo a Tu palabra.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This