Select Page

Junio 17. No debas al hombre

Rom 13: 8 “No debáis~| a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.”

Es una política insensata de parte de los gobiernos convencer a la gente que la economía depende de que todos gasten más, aunque tengan que pedir dinero prestado.

La deuda puede ser un amo malvado. Proverbios advierte, “Si no tuvieres para pagar, ¿Por qué han de quitar tu cama de debajo de ti?” (Prov 22:27).  “El que toma prestado es siervo del que presta” (22:7).  Debemos minimizar nuestras deudas. Cuando reconocemos el riesgo de obtener  préstamos nos damos cuenta que necesitamos sabiduría.

Jesús enseñó, “Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande” (Lc 6:35). La singularidad de los creyentes es su deseo de vivir  para beneficiar a otros, confiando que luego recibirán un galardón celestial.

Primero, prestar debería ser una medida temporal para asegurar lo mínimo de mercadería necesaria para continuar un negocio o para un flujo de ingresos.

Segundo, debemos calcular cuidadosamente y asegurarnos de poder pagar nuestras deudas, porque “El impío toma prestado, y no paga” (Sal 37:21). En tiempos difíciles, cuando los ingresos no son seguros, debemos endeudarnos lo mínimo.

Tercero, no se vive sabiamente si se pide prestado para cosas innecesarias; y, generalmente, es por avaricia: “Hay quien todo el día codicia; pero el justo da, y no detiene su mano” (Prov 21:26). ¿Pides prestado para alardear o jactarte de tus nuevas adquisiciones? La sabiduría advierte que: “el malo se jacta del deseo de su alma” (Sal 10:3).

Cuarto, pedir préstamos puede alimentar la maldad de la avaricia: “Se apresura a ser rico el avaro, y no sabe que le ha de venir pobreza” (Prov 28:22).

Un amor mutuo (no un amor de una sola vía) produce un sentimiento saludable de debernos los unos a los otros, en Cristo. Dios nos ama, por eso devolvemos ese amor al amarnos mutuamente y estar “en deuda con todos…” (Ro 1:14).

Ya que hemos recibido el amor de Dios como un regalo, nosotros les debemos ese amor a aquellos que nunca han escuchado Su palabra.  ¿Hay algún paralelo financiero con este principio?  Medita en eso y dile al Señor tu respuesta.

“Padre, dame la convicción y la sabiduría para salir de las deudas y vivir dentro de los medios que Tú me has provisto.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This