Select Page

Mayo 7. Aléjense del mal.

2 Tim. 2:19 “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad*~ todo aquel que invoca el nombre de Cristo.”

El desvío de las enseñanzas de la palabra de Dios plagó a la iglesia del primer siglo porque solo pocos tenían acceso al Nuevo Testamento.

“El fundamento de Dios está firme”, escribió Pablo en el año 64 DC. Había ya sobrevivido los primeros treinta años. Durante ese tiempo se escribieron la mayor parte de documentos registrados para mantener a la verdadera iglesia.

Pablo lo describió así: “conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Ef 2:19b-20). La tarea de los apóstoles y profetas era colocar las enseñanzas fundamentales y luego documentarlas, mediante inspiración.

La tarea fundacional fue completada en el primer siglo. Hoy, los evangelistas, maestros y predicadores explican, exhortan y aplican lo que nos entregaron los apóstoles y profetas del primer siglo. La falsa enseñanza hace desviar de este fundamento.

El sello de pertenencia a Dios está en el cuerpo de los creyentes verdaderos: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí” (Mt 7:21-23a).

No se trata de si lo conocemos a Él, sino de si Él nos conoce a nosotros. Jesús dijo, “Mis ovejas oyen Mi voz (Su Palabra), y Yo las conozco, y me siguen, y Yo les doy vida eterna” (Jn 10:27-28).

El segundo sello en la iglesia es la santificación personal: “Que todo aquel que invoque el nombre del Señor se aparte y abstenga del mal”. Los verdaderos creyentes respetan los mandamientos y las instrucciones que dieron los verdaderos apóstoles y profetas, y se alejan de cualquier maestro que los desvía de ellos.

¿Tienes miedo de desobedecer las Escrituras? Ese es un saludable “temor a Dios”.

“Señor, cuando edifique mi conocimiento del “fundamento sólido” que das en Tu palabra, tendré la capacidad de “apartarme del mal”.  Gracias por Tu palabra que me da todo lo que necesito para ser exitoso al vivir mi vida para Tus propósitos.

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This