Select Page

Septiembre 7. Aleja tu lengua de la maldad y tus labios del engaño.

Sept 7 1Ped 3.10 Lengua1 Pedro 3:10 “Porque: El que quiere amar la vida y ver días Buenos, Refrene*~ su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño.”

      Si queremos “amar la vida y ver el bien” debemos construir y proteger nuestras relaciones.

Somos tentados a exagerar, engañar o abusar, pero debemos saber que estamos ligados a Cristo: “…he aquí yo estoy con vosotros todos los días” (Mt 28:20).

La clave para vivir así es alejar nuestra “lengua de la maldad y nuestros labios de decir ninguna mentira”.

Santiago dice, “la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno” (Stg 3:6); la última frase implica que los demonios pueden influenciar nuestro hablar, especialmente cuando estamos con un ataque de ira (Ef 4:27).

      “Mal” habla de palabras “crueles, que hagan daño o causen dolor”. Santiago describió a la lengua como “un mundo de maldad” (Stg 3:6), que sin disciplina ni restricciones corrompe y destruye a quien habla y a quien escucha. Pedro dio la solución: Sean “de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables” (2:8).

Deja “a un lado toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia” (2:1).  Vivamos “no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo” (3:9). Ten cuidado de tus reacciones.

Los creyentes obedientes “mantienen sus labios alejados del engaño”  (engañar intencionalmente, despistar con una mentira, dar una falsa impresión para obtener beneficio personal). “El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que propaga calumnia es necio” (Prov 10:18).

Nadie confía en un mentiroso. La integridad y honestidad crean confianza.  Cuando una relación se ha roto es muy difícil volver a construirla.

     “Refrenar” (parar o cesar) implica que estaban haciéndose daño con su manera de hablar: “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina” (Prov 12:18).

Comprometámonos a ser mutuamente honestos, transparentes y protectores. Cuando inadvertidamente hacemos daño a alguien, tengamos la valentía de admitirlo, y pidamos perdón. Nada es tan valioso como el vínculo de los creyentes. Si tú amas la vida, protege tus relaciones.

“Me comprometo a ser honesto y transparente frente a Ti y a proteger cuidadosamente a otros hablándoles con bondad.  Necesito Tu sabiduría y entendimiento para beneficiarlos con mis palabras y expresiones físicas.”

Related Post

Diciembre 11. Ocúpate en la lectura.

1 Tim. 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate~~ en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Una persona madura hace las cosas correctas cuando nadie lo mira y es capaz de acercarse a Dios por iniciativa propia. Pablo le confió hacer eso al joven Timoteo y establecer...

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

1 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino sé ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de...

Diciembre 9. Manda y enseña.

1 Tim. 4:11 Esto manda~~ y enseña~~. En 1 Timoteo 4:11, Pablo le pide a Timoteo que no solamente haga algunas sugerencias a la iglesia sino que les “mande” a obedecer los principios de la palabra revelada por Dios. “Estar continuamente mandando”...

Pin It on Pinterest

Share This